Habitualmente se visualiza el deporte universitario como algo difícil de realizar; y en otras situaciones contradictoriamente, con un nivel inferior al de nuestros países. La clave para evitar frustraciones futuras es manejar el nivel de expectativas acorde a nuestras características y habilidades.